Skip to content

384. machinandiarena

Armando Bo, Recoleta Cemetery

Aquí descansa desde 1985 María Teresa Machinandiarena, pero antes, en 1981, había llegado su marido. Estamos hablando del director, actor y productor Armando Bó, una de las personalidades más interesantes del cine argentino, sobre todo por su unión simbiótica —es imposible hablar de uno sin nombrar al otro— con la diva erótica por excelencia del Río de La Plata, Isabel “Coca” Sarli.

Armando Bo, Recoleta Cemetery

Armando ya era famoso por haber producido y actuado en “Pelota de trapo” (1948), una obra maestra a la que se comparó con lo mejor del neorrealismo italiano. Pero descubrió a Isabel Sarli —Miss Argentina 1955— y creó una obra incomparable en 27 películas, donde se mezclan melodrama barato con paisajes exuberantes y exotismo tropical con melosos boleros. Todo, como marco para el cuerpo rotundo de Isabel, quien pese a su manifiesta timidez accedió a filmar las más fogosas escenas del cine argentino por mucho tiempo, y a mostrarse desnuda, bañándose en todo río y laguna que aparecía en los filmes. Armando Bó y su hijo Víctor eran los hombres de sus películas, en un extraño triángulo incestuoso. Y pese a todo, Armando jamás dejó a su mujer, María Teresa.

De todos modos, mejor que nosotros lo dice John Waters, en la introducción a la película “Fuego” (1969) para su ciclo televisivo “John Waters presents Movies that will corrupt you”. Véanlo aquí, junto a escogidos retazos de las películas del dúo Bó-Sarli… terminando con la frase que es una marca registrada de “Coca” en Argentina: “¿Qué pretende de mí?”.

Para los lectores hispanoparlantes, agregamos la traducción de las palabras de John Waters: “Armando Bó, el hombre que fue llamado ‘el Russ Mayer argentino’, dirige esta película. ‘Fuego’ está protagonizada por su cinemática diosa, Isabel Sarli. Ella arde, se consume, es una mujer en llamas, según los carteles de la época. Armando Bó hizo 27 películas eróticas protagonizadas por Isabel Sarli, y aunque eran amantes fuera de la pantalla, hasta el día que murió él nunca dejó a su esposa. Isabel Sarli, Miss Argentina 1955, con un asombroso parecido a Liz Taylor y Divine, unos increíbles senos pre-siliconas y los dientes sobresalientes estilo Hollywood. / Isabel, tú nos inspiraste a todos a una vida de exhibicionismo barato, exagerados deseos sexuales y un amor por todo lo que es ‘grasa’ en el cine. Te saludamos, Isabel Sarli, una real y extraordinaria mujer del cine”.

Armando Bó tuvo innumerables problemas con los censores en Argentina, y todas sus películas fueron estrenadas con grandes cortes. Falleció en 1981… tres años antes del fin de la dictadura militar, y de la odiada censura. Para el final, un detalle llamativo de la bóveda Machinandiarena: es raro ver una puerta como ésta, para introducir los féretros:

Armando Bo, Recoleta Cemetery

Published in:Audio + Video

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *