Posts about Funcionamiento

383. bóvedas en venta

29 Jan 2010

Mercado Libre ad

Algo que de lo que quizás no todos los visitantes se dan cuenta, es que el Cementerio de la Recoleta no es un museo estático. Aún hay enterramientos y ceremonias, y, aunque cada metro cuadrado ya ha sido edificado, aún es posible conseguir un lugar allí. Según datos de las inmobiliarias de la zona, siempre está en venta entre el 10 y el 20 por ciento las bóvedas. Es decir, entre 500 y 1.000… un número  bastante grande.

Lo que sí está claro es que Recoleta no es un lugar barato. Ni el barrio, ni su cementerio famoso.  Es fácil darse cuenta de ello mirando las tasas que cobra el Gobierno porteño por, por ejemplo, tener un nicho. En Chacarita y Flores, los otros grandes camposantos de Buenos Aires, un nicho en primera fila cuesta 55 pesos por año, y en Recoleta nada menos que 398 pesos, es decir, ¡un 720 por ciento más!

Lo mismo sucede con las bóvedas. La mayoría se venden discretamente a través de inmobiliarias de la zona —es obvio que jamás aparecerá un cartel de “Se vende” en una tumba— pero también se consiguen a través de sitios de venta por Internet, como Mercado Libre. Y allí pueden ver la diferencia. Una bóveda de 18 lugares para ataúdes, o “catres”, cuesta US$ 16.000 en Chacarita, y US$ 39.000 en Recoleta.  Las publicidades son invitantes: “Puerta  de hierro forjado,  capilla  con  altar  doble,  vitreaux, escalera de mármol”.  Todo un lujo. Aunque ése, por supuesto, no es el tope de los precios. Hay bóvedas en venta hasta por US$ 150.000.

Claro que las más grandes y famosas son de valor incalculable… y en esos casos la familia no suele desprenderse de ellas. De modo que si soñaban con terminar sus días aquí, no quedará otra que buscar una de las de precio mediano.

375. cuidadores

11 Jan 2010

Vista, Recoleta Cemetery

No obstante su magnificencia, el Cementerio de la Recoleta no es muy grande. Sólo tiene cuatro manzanas de superficie, pero se encuentran en él más de 4.700 tumbas y mausoleos entre angostos pasillos. Hay bóvedas muy pequeñas que sólo tienen un ataúd, y otras inmensas con más de 50. Para cuidar todo esto, además de revisar los desagües, arreglar los pisos, podar los árboles, y un sinfín de tareas más, hay unos 65 cuidadores, gente muy amable, apasionada por el Cementerio y que en más de una ocasión terminan siendo guías para el inevitable turista que quiere llegar enseguida a la tumba de Eva Perón.

Una sencilla cuenta nos dice que cada cuidador tiene a su cargo cerca de 70 bóvedas, tanto grandes como pequeñas. No todas son limpiadas y arregladas, ya que unas cuantas no pagan la tasa correspondiente de mantenimiento—en este momento, y según la web oficial del Gobierno de la Ciudad, 48 pesos, unos 12,50 dólares, por metro cuadrado—y son dejadas por los cuidadores. La razón, de acuerdo con el relato de uno de los trabajadores, es sencilla: el cuidador recibe un porcentaje de lo que la bóveda paga al Estado. Y en muchos casos, debido a la cantidad de mausoleos en el sector a cargo del cuidador que no paga el impuesto, el dinero que le corresponde termina siendo muy poco, menos de 500 pesos, 130 dólares al cambio actual.

Tools of the trade, Recoleta Cemetery

Eso sí: algunas bóvedas, las más grandes, como la de la familia Leloir, también pagan aguinaldo al Estado, lo que redunda en el correspondiente beneficio para su cuidador.

Los cuidadores parecen estar en todas partes a la vez en el Cementerio. Se los reconoce enseguida por su ropa de trabajo gris y su manera característica de hablar, en la que la capacidad de una bóveda se mide en camas y no en ataúdes, y los muertos que las ocupan son inquilinos.

Pero lo que sobre todo los une, como decimos al principio, es su amor por el Cementerio de la Recoleta. Y su sueño, su utopía personal, seguramente sea alcanzar el estado del cuidador más famoso: David Alleno, el único trabajador de la Recoleta que está enterrado aquí.

349. mapa en proceso 7

11 Nov 2009

Acá hay un anticipo de lo que vendrá:

Map development 7, PDF Recoleta Cemetery

Map development 7, PDF Recoleta Cemetery

Venía prometiendo esto desde siempre, pero mi vida desde febrero hasta ahora estuvo fuera de control. Sólo ahora tengo el tiempo y la energía para terminar este proyecto… con la esperanza de que sea parte de algo aún mayor. Seguí leyendo el blog hasta que veas el anuncio. Una vez que algunos temas de diseño queden resueltos y revise bien el texto, la única guía en PDF del Cementerio de la Recoleta estaría lista a mediados de diciembre, y consistirá de unas 20 a 25 páginas.

Naturalmente, tendrá secciones sobre Historia, Simbolismo, un recorrido con la descripción de unas 70 tumbas, la historia completa de cómo Eva Perón terminó llegando a descansar allí, y algunos mitos urbanos. Básicamente, una versión abreviada de este blog para que lleves encima cuando estés adentro:

Map development 7, PDF Recoleta Cemetery

Map development 7, PDF Recoleta Cemetery

¡Gracias por tu paciencia!

Lean la historia completa: Parte uno, dos, tres, cuatro, cinco & seis.

346. facelift

28 Aug 2009

Rufina Cambacérès, Recoleta Cemetery

The tomb of Rufina Cambacérès underwent restoration in July 2008. She looks even more attractive than before now that the scaffolding has been removed.

318. renovaciones

20 Mar 2009

Major repairs, Recoleta Cemetery

301. new sidewalks

14 Feb 2009

New sidewalks, Recoleta Cemetery

Back in Buenos Aires after living 7 months in Sydney, the biggest change on my first return visit to the cemetery was obvious before I even walked inside. New sidewalks are being installed around the perimeter, & it’s about time. When I left BA in July 2008, mayor Mauricio Macri had begun peppering the streets with big, yellow signs for public works… probably because he had little visible evidence of his administration after 7 months in office.

Although I never posted about it, one thing that upset me most about the city government was the neglect of access to the cemetery. Damaged, purplish cement—often stained & reeking from garbage deposited by the strip of restaurants across the street—was the first impression millions of tourists had of Recoleta Cemetery. Good riddance:

New sidewalks, Recoleta Cemetery

According to signage, the project will take 8 months & has a budget of almost 9 million pesos. Currently that’s about U$S 2.5 million—a huge investment. The company responsible for sidewalk installation (Cunumi) is the same one currently used for the restoration of plazas & parks. What a huge contract that must have been. At least they use the same tiles chosen by previous administrations & help give Buenos Aires a more uniform look:

New sidewalks, Recoleta Cemetery

New sidewalks, Recoleta Cemetery

I was also glad to see that the gingko trees planted during ex-mayor Telerman’s attempt to green BA were still alive & being protected. Gingkos are rarely seen in BA & will add a nice touch to the cemetery in a few years.